Más beneficios del omega-3: rápida recuperación

perro_enfermo_1
April 2613, 2012

Recuperación después de una cirugía

La recuperación comprende el tiempo desde que deja de operar la anestesia hasta aquel en que tu compañero se encuentra completamente restablecido. El periodo de recuperación siempre dependerá del paciente y del tipo de intervención, y, en cirugías de alto compromiso, los tiempos de recuperación pueden prolongarse por semanas e inclusive meses. Históricamente, los cirujanos se han enfocado en el procedimiento en sí y en la anestesia. Una vez terminado el procedimiento la recuperación dependerá de manera primordial solo de ti.

Hace aproximadamente diez años un grupo de médicos de Dinamarca introdujeron el concepto de recuperación potenciada e implementaron un procedimiento para reducir el inmenso estrés que originan los procedimientos quirúrgicos y que se enfocó principalmente en: dolor post-operatorio, función gastrointestinal y movilidad. Recurriendo a este procedimiento, se logró reducir el tiempo de recuperación de semanas a días. Nueve estudios científicos recientes han demostrado que esta potenciación del proceso de recuperación puede ser mejorada sustancialmente con la adición de ácidos grasos omega-3.

Los resultados benéficos del omega-3 son derivados  de múltiples propiedades de este acido graso, que limitan la respuesta inflamatoria del organismo a los traumatismos causados por la cirugía, además de fortalecer otras respuestas inmunes tales como la inmunidad celular. Hoy la comunidad científica no tiene duda de que el uso antes, durante y después de un proceso operatorio, ayuda a reducir considerablemente el periodo de recuperación. Afortunadamente aquí hay algo con lo que puedes contribuir para ayudar a que tu compañero se recupere lo más pronto posible.

Fatiga y cáncer

Muchos pacientes humanos y animales de cáncer sufren de fatiga relacionada con la enfermedad, durante y después del tratamiento. Los signos incluyen: cansancio, decaimiento y falta de energía, los cuales evidentemente deterioran de una manera pronunciada la calidad de vida. Las causas de la aparición de esta fatiga crónica es compleja, pero muchos estudios sugieren que procede de factores, tales como las citoquinas, que contribuyen a generar procesos inflamatorios.

Un vastísimo estudio, llevado a cabo por el instituto nacional de cáncer y manejado por varios centros de investigación de esta enfermedad, evaluó a sobrevivientes de cáncer de seno y evidenció que los pacientes que tomaron altas dosis de omega-3 presentaron procesos inflamatorios más leves y la consecuente reducción de fatiga.

Si su perro o gato se encuentra en alguna de estas situaciones, se recomienda una dosis de 15 a 20 mg/kg de omega-3.